aporte a nuestro ministerio

si deseas bendecir nuestro ministerio lo puedes hacer por el banco de venezuela cuenta de ahorros numero 0102-0345-730100023457 a nombre de jose villarreal.
tu aporte sera de gran bendicion para continuar predicando el evangelio.


Aporte a Nuestra Pagina

Si deseas que publiquemos tu material en nuestra pagina envíalo por el correo electrónico enlasmanosdelespiritusanto@hotmail.com y lo estaremos publicando, que dios te continúe bendiciendo.

Todo Sobre El Carnaval.


PASTOR JOSE VILLARREAL












PUEDES DISFRUTAR DE NUESTROS MENSAJES POR EL SIGUIENTE CANAL DE YOU TOBE DIRECCIÓN DE ENLACE

2 de febrero de 2010

OBSTÁCULOS PARA LA ALABANZA


OBSTÁCULOS PARA LA ALABANZA.

Aun cuando la gente está persuadida de que la alabanza es bíblica, justa y apropiada, no siempre les resulta fácil empezar a alabar a Dios. Muchas excusas han sido ofrecidas a este respecto.

Las personas se esfuerzan en explicar el porqué no pueden alabar a Dios. Algunos pretenden disculparse basándose en su disposición o temperamento. Alegan timidez o el hecho de que no son "extrovertidos" o que no pueden exteriorizar lo que sienten.

El hecho es que la Biblia no disculpa a nadie sobre cualquiera de estas bases. David dijo: "Todo lo que respira alabe al Señor" (Sal 150:6). Si usted respira, entonces, está vivo y deberá alabar a Dios. Únicamente "los muertos no alaban al Señor..." (Sal 115:17).

Existen algunos obstáculos definidos para la alabanza, los cuales, Dios desea que confrontemos y superemos. No aceptará ninguno de ellos como una razón válida para no alabarle.

1. Pecado.

El pecado es el primer obstáculo o impedimento para la alabanza. Esa es la razón básica por la cual los inconversos no alaban a Dios. También es la razón por la que algunos cristianos no alaban a Dios.

El pecado sin confesar nos inhibe delante de la presencia de Dios. No nos sentimos libres, ni cómodos ante la presencia de Dios.

La conciencia de pecado en nuestras vidas ata nuestras lenguas ante la presencia de Dios. La única cosa de la que podemos hablar libremente con Él, bajo tales circunstancias, es de nuestro pecado.

Hay una respuesta muy obvia a tal obstáculo: Confiese el pecado a Dios y acepte sinceramente Su perdón y purificación, de manera que las relaciones correctas puedan ser restauradas con Él, y la fluidez de la alabanza sea liberada (1 Jn 1:9).

2. Condenación.

Aun cuando hayamos sido perdonados por el Señor, no siempre resulta fácil perdonarnos a nosotros mismos. Muchos cristianos siguen bajo condenación aun cuando Dios los ha perdonado gratuitamente, y todo porque no pueden perdonarse a sí mismos.

Esto a menudo resulta en un sentimiento de indignidad La libertad para la adoración es inhibida. Tales cristianos, tienen la tendencia de "colgar sus cabezas" ante la presencia de Dios. La sensación de Su presencia hace que estén más conscientes de su indignidad. No se sienten afirmados en la misericordia y gracia de Dios, las cuales, Él ha obrado para restaurarlos.

Esa clase de actitud a menudo procede de estar más conscientes de sí mismos que de Dios. Si estamos examinando continuamente nuestros corazones con una actitud negativa, buscando siempre faltas y debilidades, lo más natural es que las encontremos. Nadie es perfecto.

Esa inspección demasiado crítica del yo personal, es poco saludable. Lo anterior, enfoca la atención en el yo en lugar de en Jesús.

La Biblia nos anima a "Poner los ojos en Jesús el autor y consumador de nuestra fe" (He 12:2). Esto logrará por lo menos dos cosas:

Primera, retira nuestros pensamientos y nuestra atención de nosotros mismos y los dirige hacia Jesús.

Segunda, entre más miremos a Jesús, entre más pensemos, meditemos y nos envolvamos en Su obra, más desearemos alabarle.

Así que, la alabanza comienza poniendo nuestros ojos en Jesús. Nuestra admiración y aprecio hacia Él aumentarán continuamente a medida que lo hacemos. Nuestra conciencia de Su dignidad aumentará en nuestro ser, lo cual, promoverá pensamientos de adoración y loores a Su nombre.

3. Mundanalidad.

Mundanalidad es lo opuesto de espiritualidad. Es la situación que prevalece cuando nuestras mentes y pensamientos están centralizados en las cosas de este mundo, más bien que en las de Dios y las de Su Reino.

A las personas que tienen una mente mundana les es muy difícil y extremadamente ignominioso alabar a Dios. Ofende su sentimiento carnal de la dignidad. La cura de este problema reside en permanecer cada vez más centralizados en Cristo. A medida que nuestra conciencia y aprecio hacia Él vayan en aumento, nuestra mundanalidad irá disminuyendo en la misma proporción.

Nuestra primera preocupación como cristianos, es complacer al Señor. Esto no siempre complace al hombre carnal. Si nos preocupamos demasiado con el deseo de complacer a los hombres y ganar su aprobación, corremos el peligro de desagradar a Dios.

4. Un Concepto Equivocado De Dios.

Esto constituye frecuentemente un fuerte obstáculo para alabarle. Muchas personas tienen un punto de vista completamente negativo de Dios. Le ven como Alguien Quien constantemente trata de sorprenderles en alguna falta para proceder a condenarlas; consideran que está opuesto a todo lo que hacen. Creen que es muy difícil complacerle y recibir Su aprobación.

Ven a Dios como un ogro que está determinado a impedir que las personas se diviertan de alguna manera.

¿Cómo podría alguien jamás pensar en alabar a un Dios como ese?

La alabanza comienza a emerger en nuestros corazones, únicamente, cuando tenemos un concepto correcto de Dios. El Espíritu Santo tiene que mostrarnos a Dios tal como realmente es.

La lectura de la Palabra de Dios es una cura maravillosa para los conceptos erróneos que podamos tener de Él. No obstante, esto sucede únicamente cuando estamos dispuestos a que el Espíritu nos revele la verdad.

Muchos lectores de la Biblia tienen sus mentes cerradas ante la verdad. Un conocimiento verdadero de Dios, de seguro que nos guiará a la alabanza y adoración.

5. Tradiciones Religiosas.

En los tiempos de Cristo muchos permitían que las tradiciones vanas de los hombres devaluaran la Palabra de Dios (Mt 15:6). Desgraciadamente, hay muchas personas hoy quienes hacen eso mismo.

Muchos creyentes se han criado en las llamadas tradiciones cristianas, las cuales, miran de reojo la alabanza y adoración. Tales tradiciones, condenan y tildan a la alabanza como simple emocionalismo.

Recuerde que "la religión reprime, mas la redención libera". Las personas aprisionadas en las tradiciones de los hombres, frecuentemente tienen conceptos erróneos de Dios también. Tienen el punto de vista de que Dios es un Ser extremadamente negativo. Es completamente insensible, austero y prohibitivo en lo que a lo emocional se refiere.

Los que creen en un Dios de tal naturaleza, se convierten en personas insensibles. La cura para esa situación radica en poseer el valor necesario para exponer intrépidamente las tradiciones a la luz de la Palabra de Dios, con una mente y corazón sinceros. Cuando el Espíritu Santo le revele el error de su tradición, esté dispuesto a abandonarla y abrazarse a la Palabra de Dios en su lugar.

6. El Orgullo.

Este es otro impedimento para la liberación de la alabanza. Este es un problema muy difícil de resolver, pues somos negligentes en reconocer el orgullo o arrogancia que reside en nuestros corazones. Nuestro egoísmo personal no nos lo permite.

La Biblia nos dice: "Humillaos delante del Señor, y él os exaltará" (Stg 4:10).

Si no nos humillamos a nosotros mismos, Dios nos resistirá y quebrantará nuestra arrogancia. "…Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes" (1 P 5:5).

El orgullo está muy interesado en el concepto que uno tiene de su propia persona. Siempre procura que los demás piensen bien de ella; siempre quiere ser vista haciendo lo que se considera como justo y apropiado.

7. Temor Del Hombre.

Proverbios 29:25 nos dice: "El temor del hombre pondrá lazo". El temor del hombre, sus pensamientos y opiniones, crean un lazo en el que muchos han sido atrapados.

"El temor de Jehová es el principio de la sabiduría" (PR 9:10). Si realmente reverenciamos a Dios, nunca necesitaremos temer al hombre.

Debemos buscar siempre la manera de agradar a Dios en todas las cosas. De seguro que debemos alabarle a fin de lograr esto.

Si a los hombres no les gusta esto, ese es su problema. Nunca permita que sus opiniones le inhiban o estorben su deseo e intención de dar a Dios la alabanza que Él se merece.

Términos de Uso

Si le gusto el material que ofrecemos, solicitamos su colaboración a los artistas o cantantes comprando su material y/o asistiendo a sus conciertos. Esta prohibida la venta u obtención de ganancias mediante estos cd´s. Son solo de uso doméstico. Nuestra pagina no se hace responsable del uso indebido del material toda culpa recae sobre los infractores.

Noticias Cristianas

Related Posts with Thumbnails

Peticion De Oracion


Nombre y pais
Email
Oración Por
Mensaje